martes

Clota

Y existía un pueblo donde las bicicletas eran las mejores amigas del hombre y cada una reconocía la entrepierna de su dueño como si fuera parte de ella.

1 comentario:

Alonso? dijo...

Si te he visto no me acuerdo

Si te toco no me olvido