sábado

Un diseñador de interiores a la derecha, por favor.

Los domingos siempre me dan unas terribles ganas de cambiar todo mi cuarto de lugar; quiero llevarlo a donde está el living que es bastante más espacioso.
Puedo ponerlo en la pieza que era de mi abuela, que es más grande, con dos ventanas y placares, aunque el piso, demasiado gastado, es de flexiplast y no me gusta.
Si sacara el piso de madera de mi cuarto para llevarlo al nuevo, no me alcanzaría las maderas y quedarían un par de metros con un piso distinto y tengo que pensar cómo ocultar la falla. Mejor es que me quede en el cuarto en el que estoy, pero sacar la "Enciclopedia del Conocimiento” que me ocupa seis tomos de espacio y dejarla en el baño, así leo algo más que los prospectos médicos.
Si moviera la cama tendría que mover la cómoda y el sillón rosa con el puf amarillo arriba. Pero no se podría abrir más la puerta y me quedaría encerrada toda la vida en mi cuarto. Puedo pedir mis víveres por internet: me los dejarían en la puerta, pero tendrían que tener el mismo ancho que mi mano para que pasen. Contacto con el mundo exterior tendría:hay dos ventanas con cortinas de árboles que me dejan ver la Herrería de enfrente y la calle Humahuaca soleada y vacía un buen domingo de paz. Pero creo que si cambio la cama para un lado y la cómoda y el sillón rosa con el puf amarillo para el otro, la puerta por la que entro y salgo no se va a abrir, aunque la puerta con la que hablo con mi hermana sí.
Volvería a tener contacto con el exterior pero tendría que pasar por el cuarto de mi hermana que es la ex habitación de mi abuela con el piso que no me gusta, además, dependería de ella para salir y entrar. No sé, se complica un poco. Me controlaría los horarios y mis sospechas de que ronco, posiblemente se vean confirmadas.
Hay una solución más simple, o que por lo menos me da la sensación de que algo cambia, lo que me conviene hacer es sacar la "Enciclopedia del Conocimiento" y el espacio que me queda llenarlo con un poco más de estupideces.

3 comentarios:

Harpo dijo...

Muchos diccionarios tienen una sección de "notas" al final, obviamente con hojas en blanco, es maravilloso tener ese espacio para utilizarlo con estupideces.

Rara, yo te banco, pero sacame la palabrita de verificación porque la paja que me genera pasar por eso, es tan grande como el abueo de king kong.

Harpo dijo...

Nota: abuelo

Sirilla dijo...

Ya está raro!!! No te ofusques!!
Gracias!!